[-]

Se encuentra usted aquí

Editorial

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Encuesta

¿Cuál equipo será el campeón de la Liga 2018-II?

Recomendado

recomendado

21/11/2018 - 09:56
La Ministra de Cultura, Carmen Vásquez Camacho, entregó reconocimientos a más de 1000 gestores culturales en el Teatro Colón. ¡FOTOS+ VIDEOS!
21/11/2018 - 04:16
Se completan más de 40 días de paro, que inició desde el pasado 11 de octubre.
20/11/2018 - 08:28
Hasta el momento ese listado está conformado por Irán, Corea del Norte, Siria y Sudán.

De las noticias a los documentos
Encuentre fácilmente licitaciones y contratos públicos en ColombiaLicita.com

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

30/10/2018 - 20:51
La joven modelo de Macedonia se ha convertido en una de las mujeres más candentes de Europa y todo por su espectacular figura.
Lunes, Febrero 29, 2016 - 12:55

No dejaré la costumbre de elevar la petición que he pedido en el último medio año que ya completa esta columna, en la que agradezco a ustedes por la deferencia: señor Gustavo Serpa, aún espero esa noticia sobre su renuncia. Más de uno (y me incluyo) sería feliz.

Cuando inició el año, el ‘cacareo’ de Enroque Camacho era el siguiente: había que prepararnos para ver un Millonarios que jugara como equipo grande, que saliera con la actitud de querer ganarlo todo en esta temporada, y muchos reavivaron esa fe que parecía ya muerta.

Ya casi promediamos la mitad del campeonato, y no veo que futbolísticamente el equipo se encuentre, y mucho menos que guste a la afición. Esta vez, dejo de lado los números y las estadísticas, que tal vez algo avalen, y salven la gestión de Rubén Israel.

Pero Millonarios perdió la impronta en la que habían trabajado Richard Páez, Hernán Torres, Juan Manuel Lillo y Ricardo Lunari: un equipo vistoso, ofensivo, que saliera a buscar el partido a cada cancha, y en todo momento. No obstante, es culpa de la afición que se viva esto.

Con el ‘mono’ al mando pedían un equipo más defensivo, y ahora que lo tienen no gusta. Esos son los gajes de este deporte, las imprecisiones de los que se animan a hablar sin conocer, las peticiones sin argumento que son escuchadas, y luego causan reverso.

Qué más da… este proceso ya toca respaldarlo, y lo vengo diciendo desde la pasada columna, e incluso, la pasada temporada. Esta es una imposición que nos hace nuestra falta de razonamiento a la hora de hablar de fútbol (como hinchas), y una dirigencia que poco o nada sabe de gestión deportiva.

Llega la parte más dura del campeonato: los clásicos consecutivos ante Nacional y Santa Fe… prueba de fuego para Israel, si quiere revalidar y avalar su gestión.

- Software por Activisual -