El general Jorge Wilstermann perfilado a ir a grupos de Sudamericana

El equipo boliviano va ganando la serie 4-0 sobre Guabirá y tiene un pie adentro. Hoy se define a las 7:30 p.m. quién avanzará de fase,

AFP

Guabirá está inmerso en una mala racha desde diciembre de 2021 y desde entonces suma siete encuentros sin victorias en todas las competiciones. Actualmente registra cuatro derrotas consecutivas, de las cuales en las últimas dos no ha podido anotar. La caída más reciente fue precisamente en el partido de ida en esta eliminatoria de Copa Sudamericana por marcador de 4-0, lo que es una losa muy pesada que levantar dada su actualidad.

Este será el primer partido como local de Guabirá en lo que va del año calendario, y eso le puede permitir soñar con poder conseguir un resultado positivo. Sin embargo, en su última actuación en casa perdió por marcador de 2-3 ante Independiente Petroleros en la liga boliviana, con lo que cortó una racha de 11 encuentros sin perder (G8, E3). Por si fuera poco, el año pasado que se presentó en fase de grupos de la Copa Sudamericana perdió los seis compromisos que disputó, por lo que su suerte en esta competición parece ser nula.

Jorge Wilstermann supo aprovechar su partido de ida en condición de local y sacó una importante ventaja que en este momento automáticamente lo tiene en la siguiente ronda, pero en una eliminatoria de un torneo internacional no hay que confiarse. Esto sobretodo porque viene de perder en el campeonato boliviano por 1-0 ante Aurora, después de no haber sufrido una derrota en los tres compromisos anteriores (G2, E1), aunque hará falta un colapso de grandes magnitudes para que fuera eliminado de esta competición.

Si bien perdió en la última ocasión en que visitó a su rival de turno, esa caída fue por apenas 3-2, un marcador que igual le vería avanzar a la siguiente ronda. No obstante, vale la pena mencionar que la última vez que Jorge Wilstermann perdió un encuentro por cuatro o más goles de diferencia fue precisamente jugando fuera de casa (P 4-0 contra Bolívar), y el hecho de no haber podido ganar ni anotar en sus últimas tres presentaciones en suelo