Se encuentra usted aquí

Fútbol

Minuto a Minuto

EN VIVO

Foto: Cortesía
16/03/2020 - 10:50
Vea cómo avanza en tiempo real, la propagación del COVID-19; número de casos, muertes y altas por regiones.

Encuesta

¿Se ha preocupado por su estado físico en época de cuarentena?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

08/05/2020 - 14:59
Con más de 764.000 seguidores la mujer se ha encargado de robar suspiros a más de uno hombre que queda deleitado con su figura.
Foto: arunwithaview.files.wordpress.com
Sábado, Julio 14, 2018 - 15:11

Cuando Didier Deschamps anunció a los 23 convocados que tendría a disposición para la Copa Mundial de la FIFA que disputaría en Rusia a partir del 16 de junio entre los tantos pensamientos que se cruzaron por la mente de los seguidores del seleccionado galo y del fútbol en general, era el potencial y la juventud que mostraba el campeón de 1998.

Francia, finalista de la Eurocopa de 2016 organizada en su territorio y donde sucumbieron ante Portugal, llegaba repotenciada para este certamen en el cual destacaban nombres como los de Antoine Griezmann, Paul Pogba, Blaise Matuidi, Samuel Umtiti y N’Golo Kanté entre tantos otros jugadores de gran nivel y con recorrido en la elite del fútbol mundial.

Sin embargo, en esas consideraciones y más allá del potencial que había mostrado en Mónaco y el PSG, no muchos se animaban a mencionar al joven Kylian Mbappé como uno de los que se convertiría en referente dentro del seleccionado francés, cosa que ha hecho.

Así pues, Francia inició el torneo con victorias sufridas ante Australia (2-1), Perú (1-0) y un pacto de no agresión con Dinamarca (0-0), sin mostrar grandes cualidades parecía que las expectativas en torno al seleccionado eran mayores a lo que demostraba el equipo. Pero esa realidad comenzó a cambiar en los duelos directos, primero fue la Argentina de Lionel Messi, luego el Uruguay de Suárez y compañía, más tarde la potente Bélgica de Hazard, De Bruyne y Lukaku, una a una fueron cayendo ante la polivalencia en juego y dinámica del equipo galo.

Vamos juego a juego. Francia que parecía haber avanzado a segunda ronda y sin exhibir mucho durante la fase de grupos se medía a una Selección Argentina que, curiosamente, permitió ver fases de lo mejor que tenía Francia; estructura, orden, dinámica, pegada y un contragolpe casi mortal con los lances de Pogba y las llegadas de Griezmann y Mbappé. Recursos que más allá de los tres goles recibidos realmente nunca puso en peligro su dominio sobre el rival y sobre el partido.

Contra Uruguay, equipo mucho más funcional que la albiceleste, se le vio otra faceta, una donde en la mayor parte del cotejo tuvo que crear y gestar juego desde la consecución de espacios ante un equipo que bien protegía su arco. En este partido ciertamente no consiguió el gol a través de una acción de juego, sino que fue mediante la pelota quieta, pero ella la consiguió gracias al dominio que ya tenía sobre el esférico.

Ante Bélgica, el libreto fue similar a lo mostrado ante Argentina, con Griezmann y Mbappé como puntas de lanza el combinado galo trabajó con hombres como Kanté y Matuidi para impedirle a los Diablos Rojos tener claras líneas de pases, algo que desde el arranque frustró a los Hazard, De Bruyne y Witsel. La única diferencia, si se quiere, en relación con el duelo de octavos fue que el gol, otra vez llegó desde la pelota quieta.

Mañana, ante Croacia, un combinado de mucho dominio de balón y con uno de los mejores centrocampistas del mundo, veremos cuál será la apuesta de un equipo que se esfuerza por impedir el avance de los contrarios y que a la hora de responder lo hace con dos de los atacantes más letales del torneo: Griezmann y Mbappé.

- Software por Activisual -