Se encuentra usted aquí

Siga las emociones del Giro de Italia 2021

Otros Deportes

Minuto a Minuto

Recomendado Deportes

recomendado deportes

Dimayor
25/05/2021 - 09:33
Todo indica que el fútbol colombiano volvería este fin de semana, con un calendario sorpresivo para las finales.
Conmebol
20/05/2021 - 11:56
Los equipos colombianos otra vez jugarán la Copa Libertadores y Sudamericana fuera del país, por decisión de Conmebol.

Encuesta

¿A qué equipo colombiano le irá mejor en la Copa Libertadores 2021?

Viernes, Agosto 9, 2013 - 14:59

¡Quién lo creyera!... Detrás de esa enorme figura de hosca expresión, que poco se ríe, que imprime incluso miedo por la cantidad de tatuajes que tiene en todo el cuerpo y los varios piercings que tiene puestos en su rostro, hay un hombre bonachón, de buen corazón, para quien los niños son su razón de ser.

Es Dennis Rodman. Sí, ese mismo que veíamos en los Chicago Bulls de los años 90 (con el dorsal 91) al lado de Michael Jordan, Scottie Pippen y Tony Kukoc, haciendo el ‘juego sucio’ de incomodar a los rivales, de hacer faltas y ganar todos los rebotes como fuera.

El mismo que buscaba pleitos en la cancha para desconcentrar al rival, el que fuera del baloncesto protagonizó escándalos múltiples por alcohol y sus noviazgos con la actriz Carmen Electra o la cantante Madonna, o que actuó en la película La Colonia junto a los consagrados Jean Claude Van Damme y Mickey Rourke.

Esa ‘fiera de los tableros, nacido el 13 de mayo de 1961 (52 años) en Trenton, New Jersey, que mide 2.01 metros y al que muchos repudiaban por su aspecto y otros querían por su manera de jugar y sus excentricidades, es hoy un hombre que se dedica a recorrer el mundo con otros ex jugadores de la NBA, apoyando causas sociales que ayuden al bienestar de los niños necesitados.

Por eso, ‘El Gusano’ –como se le conoce-, está en Colombia y jugará un partido de exhibición en Bogotá. Rodman habló con nosotros y dejó ver su lado ‘suave’, de seda, su lado bueno.

 ¿La NBA se ha revolucionado hace poco o desde su época?

El baloncesto de la NBA vivió una gran revolución en mi época, en los años 80’s y 90’s, la cambió a lo que es ahora. Mi época fue mejor, sin duda, yo actué con grandes jugadores como Larry Bird, Michael Jordan, ‘Magic’ Johnson y otros grandes, que dábamos espectáculo y jugábamos muy bien. Hoy hay buenos jugadores, pero la evolución se dio en mi época, que fue la mejor.

¿Hace falta más deportistas íconos en el baloncesto para que este deporte tome más fuerza?

Hoy hay muy buenos jugadores que son ídolos como LeBron James –que en mi concepto es el mejor-, Kobe Bryant y Kevin Durant. Lo que pasa es que ahora el baloncesto se ha convertido en un juego de jugadores un poco más pequeños y por ende más rápidos. Pero creo que hay suficientes ídolos y buenos jugadores como para que este deporte se siga expandiendo por todo el mundo.

¿Cuál es el partido que más recuerda y por qué lo tiene en la memoria?

Mis mejores momentos fueron en los Bulls, sin duda. Éramos un equipo poderoso, que jugábamos bien y dábamos espectáculos. Con los Bulls jugué partidos memorables, como los de los títulos. Pero mi mejor recuerdo es cuando me dijeron que iba a jugar por primera vez oficialmente en la NBA, con los Pistons de Detroit. Eso fue único, un momento imborrable. En ese entonces me ofrecieron 300 mil dólares para jugar en Europa, pero yo preferí quedarme por 100 mil dólares con los Pistons. Yo quería la NBA, nada más.

¿Qué piensa de LeBron James, puede ser igual o mejor que Michael Jordan?

Son dos jugadores totalmente distintos. Jordan mide 1.97 mientras LeBron mide 2.05. Los dos son muy buenos en sus posiciones y en sus movimientos, pero pienso que Michael vencería tranquilamente a LeBron en un duelo individual, es más completo, más hábil, el mejor. Habrá muchos jugadores muy buenos, pero nunca habrá otro como Michael.

¿Cree que Chris Anderson, del Miami Heat, está tomando sus mismas banderas en cuanto a lo irreverente y a su estilo de juego?

Es bueno, pero cada uno tiene su estilo. Está haciendo cosas buenas, que siga así para que luego se le reconozca. Cada uno escribe su historia.

¿Qué es lo que más añora de su equipo de jugador de NBA?

La gente para la que jugaba. Me motivaba, me llenaba ver a la gente disfrutando en la tribuna, ver a los niños felices. Para uno como jugador eso significa que está haciendo las cosas bien. Y ahora hago esto, obras en ayuda de los chicos, porque me gusta, ellos son el futuro. Y esto de acá es único para nosotros, única habíamos jugado en un escenario donde la gente no tenga que pagar, es increíble. Así, además, me mantengo en contacto con el mundo del baloncesto.

¿Alguna vez Michael Jordan les dijo el secreto que tenía para casi volar, para sostenerse tanto tiempo en el aire, que era su mejor arma?

No, era su arma, su secreto; por eso es el único, el mejor.

¿Luego de esos Bulls, ha habido otro equipo que juegue tan bien y a la vez dé espectáculo, como lo hicieron los de Chicago con Jordan, Kukoc, Pippen y usted?

Hay una diferencia. No he visto otro equipo como esos Bulls porque se armó un equipo de buenos jugadores, que jugábamos por amor a este deporte, que nos divertíamos y queríamos dar espectáculo. Hoy en día los equipos recurren a sus millones de dólares para armar un equipo poderoso, para ser buenos. Cuando yo jugaba queríamos ganar por nuestras condiciones, hoy los jugadores quieren ganar adentro y afuera de la cancha, piensan en dinero siempre.

¿Siendo el ídolo que es, cómo se siente trabajar con los niños y ayudarlos?

 Es algo que me gusta y me motiva, ayudar a los niños que lo necesitan. Me gustó la idea de la Alcaldía de Bogotá, lo que está haciendo por los chicos y esa es una de las razones por las cuales aceptamos venir a Colombia. La idea de nosotros, de este grupo que vino, es que los niños crezcan en un ambiente sano, deportivo, que les permita tener bases sólidas para un futuro mejor.

¿Cómo les aportan ustedes como ídolos a estos niños ante los cuales ustedes se muestran?

Buenos nosotros les podemos decir que el deporte es lo mejo, es la mejor manera de alejarse de los malos caminos. Pero quienes deben ser los verdaderos guías de los chicos son sus padres, que son quienes están con ellos y deben señalarles el camino para que sean gente de bien.

¿Sintió algún recelo por venir a Colombia, qué les dijeron, o por el contrario, aceptó de inmediato?

No tengo problemas de nada. Acepté encantado y más cuando supe que era por venir a trabajar y ayudar a los niños. Yo había escuchado cosas muy buenas de Bogotá, así que estoy feliz de estar acá y ojalá algún día pueda volver. Y si es por hacer disfrutar a la gente, sobre todo a los niños, mejor. Nosotros solo queremos ayudar y hacer que los niños sean felices.

¿Con la expansión de la NBA a Londres o México, alguna vez podría darse que se trajera un partido aquí a Colombia?

Es muy difícil por los costos que eso conlleva. Traer toda la maquinaria que implica un partido de la NBA es muy complicado. Pero ojalá en un futuro próximo se pudiera hacer eso y sería magnífico que Colombia pueda ver un juego de la NBA aquí.

¿Cómo hacer para impulsar más el baloncesto en Colombia y que finalmente despegue la naciente Liga Profesional?

Mmmmmm… Eliminando a todos los futbolistas (risas…) No, en serio. Creo que cuando se está comenzando es bueno que sigan trayendo a figuras como nosotros, que hayamos hecho algo destacado en la NBA. Eso ayuda mucho, seguro, porque los chicos y la gente saben quién es uno y por eso le toman gusto al juego, a la Liga. Y además, se requiere de un gran apoyo bien del Gobierno o de la empresa privada.

Carlos A. Gracia B.

2020 - HSB Noticias