Se encuentra usted aquí

Otros Deportes

Minuto a Minuto

EN VIVO

Foto: Cortesía
16/03/2020 - 10:50
Vea cómo avanza en tiempo real, la propagación del COVID-19; número de casos, muertes y altas por regiones.

Encuesta

¿Se ha preocupado por su estado físico en época de cuarentena?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

08/05/2020 - 14:59
Con más de 764.000 seguidores la mujer se ha encargado de robar suspiros a más de uno hombre que queda deleitado con su figura.

Todo hacía presagiar que Santa Marta sería escogida como la sede y así lo logró. Foto: cortesía.

Domingo, Noviembre 17, 2013 - 09:54

Santa Marta ganó la sede por el respeto que desplegó a lo largo del proceso, por las autoridades, por la meta, por las reglas, por los rivales y por las instancias a superar, en suma, por el Juegos Limpio, primordial en cualquier contienda deportiva, dentro y fuera de los escenarios.

Luego de año y medio de trabajo, liderado por el fogoso alcalde Carlos Eduardo Caicedo Omar, apoyado por las fuerzas vivas de la capital del Magdalena, el Comité Olímpico Colombiano y el Gobierno Nacional, la ciudad ya es la sede de un certamen que reunirá a más de 7.000 personas, durante quince días, para competir por los honores, en el primer torneo multideportivo del ciclo olímpico 2017-2020.

Todo hacía presagiar que Santa Marta sería escogida como la sede: los apoyos recibidos desde el  Comité Olímpico Colombiano y el alto gobierno; la forma como se preparó la candidatura; los actos realizados durante la llegada de la antorcha olímpica, el pasado 8 y 9 de noviembre; las declaraciones de los delegados que visitaron la capital samaria por ese motivo, y la renuncia de Ciudad Bolívar, Venezuela, a su aspiración, que pudo haber sido el argumento contundente para creerse ganadores.

Todo presagiaba que sería una victoria sin atenuantes.

Sin embargo, el manejo de la solitaria candidatura nunca cambió, porque se asumió como si los rivales fueran varios y de altísimo poder.

Por eso, antes y después de conocerse que el camino estaba expedito, tras la renuncia de Ciudad Bolívar, el propio alcalde reafirmó que nada había cambiado y que seguirían adelante para conseguir, no por defecto (la ausencia de rival), sino por exceso (la abundancia de argumentos a su favor), ese triunfo con el cual el burgomaestre había soñado año y medio atrás.

Esta actitud demostró un compromiso, que rayó en la obsesión, pero, especialmente, un respeto por el movimiento bolivariano, por la tradición, por los obstáculos que debían ser superados y por su propia autoestima.

Víctima de ese respeto, el alcalde de Santa Marta, Carlos Eduardo Caicedo Omar entró al auditorio principal del Hotel Costa del Sol, el pasado viernes, al final de la tarde, muy nervioso, a hacer una exposición que tenía debidamente preparada. Y esos nervios eran el fruto del respeto que le generaban la meta a coronar y los jueces que tenían en sus manos la decisión, que siempre los mantuvieron a él y a su equipo, en los más decorosos umbrales de la humildad. “Ustedes nos llevan mucha ventaja y de ustedes queremos aprender, y para eso nos sobran la voluntad y las ganas de trabajar”, dijo durante su intervención.

La presentación de Santa Marta ante los delegados, no le dio la victoria: fue ese respeto, el que le mereció los votos de los delegados de los siete países miembros de la Odebo.

Esa actitud hizo ignorar las necesidades que tiene Santa Marta para responderles a los países bolivarianos dentro de cuatro años, porque dichas falencias se cambiaron por la demostración de un altísimo compromiso, que, con seguridad los delegados presentes entendieron como la garantía de que se hará la tarea como es debido, y Santa Marta se lucirá.

No de otra manera se puede interpretar la aclamación recibida por esta opción, por primera vez registrada en 75 años de existencia de los Juegos Bolivarianos ni los aplausos que brindaron los mismos delegados votantes y los periodistas presentes, una vez Danilo Carrera, presidente de la Odebo, anunció el resultado de la votación.

Cuando Carrera lo hizo, al frente de él, al otro extremo del salón, los seis delegados venidos de Santa Marta, encabezados por su líder, Carlos Eduardo Caicedo Omar, lanzaron al aire el tradicional sombre vueltiao cordobés, como primera expresión de felicidad.

Se había coronado un sueño que duró año y medio y que en la primera etapa caminó solitario, y en la segunda y definitiva, con el respaldo del Comité Olímpico Colombiano y del Gobierno del presidente, Juan Manuel Santos.

Por eso el alcalde Caicedo fue enfático en sus agradecimientos a la gente de su ciudad, al Comité Olímpico Colombiano y al Presidente de la República. “Gracias… esta es una victoria de todos y con todos sembraremos una nueva senda para el deporte de Santa Marta.

“Estamos listos para asumir este nuevo liderazgo que la historia del deporte nos ha puesto sobre nuestros hombros. Y lo haremos… Organizaremos los mejores Juegos Bolivarianos de la Historia”, dijo, al final de su presentación.

 

 Prensa Comité Olímpico Colombiano

 

- Software por Activisual -