Se encuentra usted aquí

Editorial

Minuto a Minuto

EN VIVO

18/10/2019 - 09:46
Christina Koch y Jessica Meir, ambas de Estados Unidos, saldrán para reemplazar un cargador de batería descompuesto.
28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

22/05/2019 - 20:50
La sensual modelo llamó la atención del público masculino por ser una de las candidatas para ser la novia del Mundial de Rusia 2018.
Sábado, Noviembre 11, 2017 - 11:17

El gesto absurdo que le hizo Edwin Cardona a los coreanos en el pasado juego amistoso demuestra la inmadurez del futbolista paisa.

En un partido de preparación que no definía nada, que no significaba nada, no tenía sentido irrespetar a los rivales de esa manera tan ridícula.

Edwin hizo el gesto de ojos rasgados al capitán de Corea del Sur y seguramente recibirá una sanción ejemplar por parte de la Fifa.

Y es que si algo ha querido erradicar la Fifa desde hace un buen tiempo es precisamente el racismo y la violencia en los estadios.

En pleno siglo XXI es increíble que este tipo de actos se sigan presentando en el fútbol internacional.

Cardona es un excelente jugador, tiene muy buenas condiciones pero su talón de Aquiles es su indisciplina. Una y otra vez ha recibido muchas  críticas al respecto pero no aprende.

Es un ‘niño-grande’ con talento pero con salidas nefastas, este gesto ante los coreanos demostró quien era Edwin Cardona.

Lo más patético de todo es que un sector de la prensa quiso hacer un chiste con ese gesto absurdo de Cardona que debe ser condenado y en ningún caso alentar este tipo de actitudes.

La típica doble moral del pueblo colombiano quedó reflejada una vez más en este caso.

Muchos tomaron el gesto irrespetuoso de Cardona como un chiste pero olvidaron que ellos mismos se indignan cuando a un jugador colombiano le gritan “negro” o le tiran plátanos como suele pasar en distintos rincones del mundo.

Cuando nos insultan es un acto ignominioso pero cuando es al revés tan solo nos reímos y lo aplaudimos como un acto jocoso.

Cardona debe ser sancionado por su acto ridículo e incluso podría quedar por fuera del Mundial en caso de que la Fifa le imponga las cinco fechas como ha sucedido en casos similares.

La Selección Colombia no solo debería esperar la sanción de la Fifa sino imponer un castigo interno ejemplar. Es hora de poner disciplina en un seleccionado que desde hace un buen tiempo naufraga en la anarquía.

- Software por Activisual -