Juicio a Negreira, el futuro del Barça se tambalea

En su auto, el juez Aguirre atribuye a Enríquez Negreira “un delito continuado de cohecho pasivo en concepto de autor”,

Cortesía.

Joaquín Aguirre, titular del juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, ha imputado al FC Barcelona en el Caso Negreira por cohechoTambién inicia una investigación contra Enríquez Negreira y su hijo y los expresidentes azulgranas Josep María Bartomeu y Sandro Rosell. A estas imputaciones también se le suma el registro desde primera hora de la mañana de este jueves en las oficinas de la Federación Española de Fútbol y del Comité Técnico de Árbitros.

El juez considera en el auto, al que ha tenido acceso AS, que “por deducción lógica los pagos realizados por el FC Barcelona satisfacían los intereses del club en atención a su duración y al incremento anual”. Además, especifica que “el delito de cohecho se ha consumado al haberse realizado el pago, se demuestre o no la corrupción sistémica del arbitraje español a causa de tales pagos”.

Lea también:

Pasado de Negreira pone en peligro al Barcelona FC

En su auto, el juez Aguirre atribuye a Enríquez Negreira “un delito continuado de cohecho pasivo en concepto de autor”, a su hijo le imputa el mismo delito, pero “en concepto de cooperador necesario”, mientras que al Barcelona y a sus ex directivos “se les atribuye un delito continuado de cohecho activo”, todo ello “sin perjuicio de mantener la calificación alternativa del delito de corrupción deportiva del artículo 286bis 4º CP, al menos durante esta fase de instrucción”, indicó As.

La decisión del magistrado de imputar a Negreira como funcionario público la sustenta en la jurisprudencia del Tribunal Supremo que dice lo siguiente: “Se considerará funcionario público a todo aquel que por disposición inmediata de la Ley, por elección, o por nombramiento de autoridad competente participe en el ejercicio de funciones públicas”.

Es decir, Enríquez Negreira debe ser considerado como funcionario público a efectos penales ya que la RFEF, institución a la que pertenece el CTA, es una entidad jurídico-pública. Asimismo, el juez sostiene que los pagos millonarios a Negreira “satisfacían los intereses del club” y “produjeron los efectos arbitrales deseados por el FC Barcelona, de tal manera que debió existir una desigualdad en el trato con otros equipos y la consiguiente corrupción sistémica en el conjunto del arbitraje español”. 

Amenazas contra Bartomeu

El instructor añade que el Barça prescindió de los servicios de Negreira en cuanto él cesó de la vicepresidencia del CTA, tras lo que él “envió una carta intimidatoria al expresidente del FC Barcelona Bartomeu indicándole, en esencia, que si no le seguían pagando revelaría una serie de hechos que podrían perjudicar gravemente al club”.

Para el juez, de esta carta “se desprende que Enríquez Negreira tenía conciencia de que se habían producido actos ilícitos en favor del FC Barcelona de bastante gravedad”.

Hasta ahora, la investigación atribuía a los implicados un delito de corrupción en el ámbito del deporte. Las penas por este tipo de delito van desde los cuatro meses hasta los tres años. En cambio, el delito de cohecho que se imputa ahora establece penas más graves (entre tres y seis años) y supone que el caso sea juzgado por un jurado popular. 

About The Author